Blog

Blog

Cirugía del frenillo labial superior. ¿Qué es y cuándo debe realizarse?

Cirugía del frenillo labial superior
Share on facebook
Share on email
La cirugía del frenillo labial superior se realiza en pacientes jóvenes por función o por estética. Descubre en qué casos es conveniente realizar este procedimiento y en qué consiste.

Cirugía del frenillo labial superior. ¿Qué es y cuándo debe realizarse?

El frenillo labial superior es una banda de tejido fibroso que une el labio con la encía insertada interincisiva.

En el nacimiento, este frenillo alcanza la papila palatina (la encía que se encuentra entre los incisivos centrales) y poco a poco, con el crecimiento del niño, el frenillo se mueve progresivamente y se localiza en la zona más superior a los dientes.

La presencia de un frenillo prominente y un diastema (espacio entre los dientes) es motivo de preocupación en muchos padres y, sin embargo, esta situación es considerada “normal” en Odontopediatría en la mayoría de los casos.

Generalmente a partir de los 8-10 años, con la erupción de los incisivos y caninos, la presencia de un diastema y un frenillo de inserción baja en la papila palatina puede ser motivo de valoración quirúrgica. Otras indicaciones son la dificultad en la higiene bucal y la afectación del periodonto, es decir, del tejido que sostiene los dientes, ya que en ocasiones el frenillo puede producir una recesión gingival.

La prueba clásica que se lleva a cabo para valorar este tejido es levantarlo tirando del labio hacia arriba, en cuyo caso la zona se verá con una coloración “blanquecina” por la isquemia que se produce. Este test recibe el nombre de “test de isquemia de Graver” y suele ser la prueba de elección por los clínicos, aunque la última palabra siempre la tendrá el Odontopediatra o especialista infantil, valorando el caso en su globalidad.

En Odontopediatría, la aproximación de la cirugía oral es distinta a la que se realiza por parte del resto de profesionales, puesto que las técnicas de guía de conducta que se emplean en niños y jóvenes permiten poder afrontar mejor estos tratamientos que, a ojos de papás y pacientes son complejos y generan cierto miedo o respeto.

Clásicamente, el abordaje de los tejidos blandos, y concretamente del frenillo labial, por parte del odontólogo se hacía mediante el bisturí de corte frío, bisturí eléctrico o crioterapia. Actualmente, se añade como opción de tratamiento del frenillo lingual la remoción mediante algún tipo de láser como sustitución de la cirugía tradicional.

La cirugía de frenillo debe ser realizada por un profesional experimentado y si se lleva a cabo de manera temprana, es fundamental que sea el dentista infantil u odontopediatra, y que tenga amplia experiencia en el tratamiento y abordaje de bebés.

Referencias:

Boj JR, Catalá M, Mendoza A, Planells P, Cortés O. Odonto Pediatría: Bebés, niños y adolescentes. México DF. Odontología Books, 2019.

Boj JR, González, P, Hernández M, Cortés O. Odontopediatría. Dudas y aclaraciones. México DF. Odontología Books, 2019.

Share on email
Enviar por correo
Share on facebook
Compartir en Facebook

Últimos posts