Aparatos para corregir mandíbula niños

Aparatos para corregir la mandíbula en niños y adolescentes

Los dispositivos de corrección mandibular, que se encuentran dentro de lo que se denomina ortodoncia interceptiva o funcional, incluyen una serie de aparatos para corregir la posición y el desarrollo de la mandíbula en niños o adolescentes con respecto al maxilar superior.

¿Cómo se puede corregir la mordida?

En ocasiones, la mordida de los niños o adolescentes debe ser corregida con aparatos que modifiquen el modo y la forma en que la mandíbula se está desarrollando durante el crecimiento.  Cuando éste es el caso, el odontopediatra aconsejará en qué momento se utilizará un aparato para corregir la mandíbula del menor.

Sin duda, se puede corregir la mordida con la intervención temprana, evitando que el paciente deba solucionar el problema en la edad adulta con tratamientos más invasivos, tales como la cirugía.

De este modo, eliminamos un problema de oclusión que afecta a la estructura facial. En ocasiones, éste problema resulta, además, estéticamente inadecuado para el desarrollo armónico de la personalidad del niño, adolescente o joven.

Aparatos para corregir mandíbula niños
Aparatos para corregir mandíbula niños

¿Cómo se llaman los aparatos para corregir la mandíbula?

Dependiendo del modo en que la mandíbula está creciendo en el menor, si crece adelantada (prognatismo) o retrasada (retrognatismo), deberemos utilizar un tipo de aparatología u otro.

Entre los distintos tipos de aparatos para corregir la mandíbula que existen podemos citar:

Cuando se está desarrollando una mandíbula prognática:

Aparato que se utiliza en mordidas cruzadas anteriores. Consta de una placa en el maxilar superior y un arco vestibular anterior que contacta con los incisivos inferiores. 

Aparato utilizado para corregir la mordida cruzada causada por un paladar estrecho. Va anclado a los molares superiores y está formado por dos componentes metálicos o de acrílico simétricos unidos entre sí a través de un tornillo.

Indicada para el prognatismo mandibular. Consiste en una máscara extraoral apoyada en la frente y el mentón.

En el caso de corregir una mandíbula retrognática:

Aparato con un bloque acrílico que encaja en ambos maxilares. Su función es ayudar al avance de la mandíbula.

Aparato con un bloque acrílico que encaja en ambos maxilares. Su función también es ayudar al avance de la mandíbula.

Aparato que consta de dos partes, una superior y otra inferior unidas por dos vástagos a modo de macho/hembra. De tal forma, que cuando una se introduce en la otra y al juntarse, producen un deslizamiento hacia delante de la mandíbula.

Aparato para corregir la retrognatia. Consiste en una placa superior y otra inferior que, poco a poco, provoca un avance mandibular progresivo.

¿Cómo arreglar la mandíbula sin cirugía?

Arreglar la mandíbula sin cirugía es posible durante la infancia y la adolescencia. La efectividad del tratamiento con aparatología es altísima en edades tempranas.

Sin embargo, la efectividad de estos aparatos para corregir la mandíbula en los niños depende, sobre todo, de la edad del paciente. Sin duda, ello es debido a que el procedimiento es más efectivo en caso de diagnosticar el problema de oclusión del paciente a una edad adecuada.

Por este motivo, los especialistas en odontología infantil inciden en la importancia de realizar controles periódicos con el odontopediatra desde el primer año de vida. Llegados a este punto, el dentista del niño aconsejará en qué momento es adecuado el uso de un aparato dental para corregir la mandíbula del menor. 

En estos casos, el dentista pediátrico optará por un tratamiento de ortodoncia interceptiva con el objetivo de corregir la mandíbula y actuar sobre el crecimiento de las bases óseas. Este proceso modificará su desarrollo de la manera que el dentista infantil u odontopediatra considere adecuado para lograr los resultados deseados de la forma más fácil y corta en el tiempo.