Aparatos para corregir mandíbula niños

Aparatos para corregir la mandíbula en niños y adolescentes

Los dispositivos de corrección mandibular, que se encuentran dentro de lo que se denomina “ortodoncia interceptiva o funcional”, incluyen una serie de aparatos para corregir la posición y el desarrollo de la mandíbula en niños o adolescentes con respecto al maxilar superior.

¿Cómo se puede corregir la mordida cruzada posterior?

El problema de corregir la mordida se trata de un tipo de maloclusión en que los dientes de la arcada superior ocluyen por dentro de la arcada inferior en la parte lateral o posterior. En una oclusión normal todos los dientes de la arcada superior ocluyen por delante o por fuera de la arcada inferior. Aunque parezca un problema de la mandíbula se trata de un problema del maxilar superior. Los aparatos ortodóncicos destinados a ello se colocan en el maxilar superior y no en la mandíbula de los niños, adolescentes o jóvenes.

Aparatos para corregir mandíbula niños
Aparatos para corregir mandíbula niños

¿Qué es el prognatismo mandibular?

El prognatismo mandibular, también conocido médicamente como clase III esquelética, es un tipo de maloclusión que afecta a un pequeño porcentaje de la población infantil o juvenil. Se trata de una anomalía del desarrollo de los huesos faciales que por regla general supone un crecimiento acentuado de la mandíbula respecto al maxilar superior. De esta manera, la mandíbula adquiere una posición adelantada y se genera un problema de oclusión que afecta a la estructura facial, resultando en ocasiones estéticamente inadecuada para el desarrollo armónico de la personalidad del niño, adolescente o joven.

¿Cómo corregimos el prognatismo mandibular en niños?

Los aparatos para corregir la mandíbula en los niños dependen sobre todo de la edad del paciente debido a que el procedimiento es menos invasivo en caso de diagnosticar este problema de oclusión a una edad temprana. Por este motivo, los especialistas en odontología pediátrica infantil inciden en la importancia de realizar controles periódicos con el odontopediatra desde el primer año de vida. Llegados a este punto, el dentista del niño aconsejará en qué momento es adecuado el uso de un aparato dental para corregir la mandíbula del menor. 

En estos casos, el dentista pediátrico optará por un tratamiento de ortodoncia “interceptiva” con el objetivo de corregir la mordida y actuar sobre el crecimiento de las bases óseas, modificando su desarrollo de la manera que el dentista infantil u odontopediatra considera para lograr los resultados deseados.