Blog

Blog

Causas del herpes labial en bebés

Causas del herpes labial
Los bebés son propensos a contagiarse del virus del herpes labial. Te explicamos sus causas, cuándo se contagia y qué hacer.

Causas del herpes labial en bebés

La causa del herpes labial en bebés es el contagio por ciertas cepas del virus del herpes simple. Por ello, la mayoría de nosotros está infectado por el virus y muchos niños antes de los 6 años ya han estado en contacto con él, aunque lo más frecuente es que esa infección no produzca ningún síntoma.

¿Por qué no hay cura para el herpes?

En muchas ocasiones el contagio del herpes labial pasa desapercibido y, aunque nuestro organismo elabora defensas (anticuerpos), el virus se queda en nuestros cuerpos, al parecer de por vida. Por lo tanto, el herpes nunca desaparece, aunque no genere problemas.

¿Cómo saber si mi bebé tiene herpes?

Tu dentista infantil u odontopediatra podrá descartar la existencia de otras posibles lesiones orales en los tejidos blandos de la boca de un recién nacido en caso de sospechar que el bebé tiene herpes.

¿Cómo se contagia el herpes labial en bebés?

El virus del herpes simple sólo se contagia si se produce contacto directo con las vesículas o su contenido, y sólo puede afectar a las personas que no hayan pasado previamente la varicela, o bien, estén vacunadas.

La vacuna de la varicela se administra a los 15 meses, antes de esta vacuna se considera que el bebé está inmunizado y protegido de contagiarse del herpes labial gracias a los anticuerpos que la madre le transmite durante el embarazo.

Por otro lado, en el caso de que la madre lactante padezca un herpes-zóster es difícil que le transmita el virus al bebé ya que existe una inmunidad debido a los anticuerpos protectores transmitidos durante el embarazo.

¿Cómo evitar contagiar a mi bebé de herpes labial?

Para evitar que un recién nacido se contagie, no permitir que pueda entrar en contacto directo con las vesículas infectadas que causan herpes labial.

Las lesiones existentes en personas del entorno del bebé se deben vigilar y se deben extremar las medidas de higiene para prevenir que un recién nacido se contagie de herpes labial, como un lavado de manos frecuente y siempre antes de coger en brazos al bebé.

Además, se debe evitar dar besos en la boca, compartir cubiertos, pajitas etc. y evitar el contacto de las vesículas con objetos que el bebé pueda llevarse a la boca.

¿Qué pasa si mi bebé tiene herpes?

Si el bebé no ha padecido nunca una infección por el virus va a desarrollar la gingivoestomatitis.  La gingivoestomatitis herpética es la manifestación clínica más frecuente de la infección primaria del virus del herpes simple tipo 1 (VHS- 1) – el mismo que causa los herpes labiales recurrentes- en la infancia, produciendo lesiones orales ulcerativas de herpes bucal infantil muy dolorosas.

El periodo de incubación del herpes infantil suele oscilar entre 2 días y 2 semanas con una media de 4 días. Los síntomas consisten en:

  • Fiebre elevada (38.5-40ºC) de difícil control que puede durar entre 4 y 8 días.
  • Malestar general, cefalea e irritabilidad.
  • Halitosis (mal aliento) y salivación excesiva.
  • Aparición de lesiones orales por herpes bucal infantil: comienzan como vesículas localizadas en paladar blando, paladar duro, amígdalas, lengua, mucosa oral y encías, que posteriormente se ulceran produciéndose aftas muy dolorosas en ocasiones de gran tamaño que suelen desaparecer entre los 12 y 18 días.
  • Gingivitis: importante inflamación de encías que en ocasiones envuelve los dientes, produciendo sangrados y mucho dolor.
  • Adenopatías cervicales dolorosas.
  • Rechazo a la ingesta de alimentos, y en ocasiones hasta de líquidos por intenso dolor en ocasiones por tiempo prolongado (hasta 2 semanas).

En estos casos, lo más importante, es aliviar los síntomas del herpes bucal infantil:

  • Para la fiebre y el malestar se puede emplear paracetamol o ibuprofeno, que tienen acción antitérmica y analgésica.
  • Para las molestias producidas por las úlceras y la gingivitis pueden ser útiles anestésicos locales aplicados sobre las lesiones, que conviene administrar antes de las comidas. En los casos en los que el niño tenga alguna dificultad para comer, es aconsejable utilizar alimentos fáciles de tragar (como purés, flanes, etc.) y más bien fríos, como los helados, evitar los cítricos (naranja, kiwi, etc.) y los alimentos salados o con demasiadas especias y ofrecer abundantes líquidos (leche, batidos, agua) para prevenir una posible deshidratación.

¿Cómo se cura el herpes en bebés?

Los antibióticos no son útiles al ser una infección vírica. Pero, en algunos casos, sobre todo aquellos herpes infantiles que se diagnostican justo al comienzo de la enfermedad, puede emplearse un tratamiento antiviral específico (aciclovir) en forma de jarabe que, aunque no es imprescindible para la curación, puede acortar el cuadro.

¿Cuándo el herpes no es contagioso?

Después de ocurrir la infección primaria del herpes infantil, el VHS-1 queda almacenado en el cuerpo a nivel del ganglio del nervio trigémino donde permanece en estado latente hasta que se reactiva. En ese momento en que el virus está inactivo, no es contagioso.

¿Cuáles son las causas que activan el virus del herpes?

La reactivación del herpes bucal infantil, aunque no están muy claras las circunstancias, puede ser inducida por la exposición a la luz solar, el frío, traumatismos locales, menstruación, desórdenes hormonales, estrés, infecciones o estados de inmunosupresión, y puede ocurrir en la cavidad oral (estomatitis recurrente) o en los labios (herpes labial).

En estos casos, hay que ser cuidadosos con el herpes infantil porque cuando el virus es reactivado, vuelve a ser contagioso. (Ver también nuestro blog sobre “Tratamientos de herpes labiales en niños, adolescentes y jóvenes”).

Referencias:

Asociación Española de Pediatría: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/herpes-labial-calentura

Boj JR, Catalá M, Mendoza A, Planells P, Cortés O. Odonto Pediatría: Bebés, niños y adolescentes. México DF. Odontología Books, 2019.

Boj JR, Cortés O, González P, Ferreira L. Odontopediatría Clínica. México DF. Odontología Books, 2018.

Boj JR, Cortés O, Hernández M, González P. Odontopediatría: Dudas y Aclaraciones. México DF. Odontología Books, 2019.

Boj JR, Auría B, Cortés O, Stucchi C, González P, Espasa E. Formación clínica en Odontopediatría. Barcelona. Editorial Universidad de Barcelona, 2021.

Enviar por correo
Compartir en Facebook

Últimos posts