Blog

Blog

¿Son seguras las radiografías dentales?

¿Son seguras las radiografías dentales?
Share on facebook
Share on email
En ocasiones, algunas familias manifiestan inquietudes respecto a la toma de radiografías dentales en la consulta odontopediátrica.

¿Son seguras las radiografías dentales?

Las radiografías dentales son unas pruebas que utilizan radiaciones ionizantes y que, al atravesar los tejidos del cuerpo humano, son absorbidas por dichos tejidos y dejan una imagen en la película radiográfica. Es por esto que algunos padres y madres se encuentran preocupados por su uso cuando acuden a la clínica dental infantil acompañando a sus hijos.

Hoy en día, las dudas sobre la seguridad de las radiografías no tiene cabida, puesto que la radiología digital moderna genera una baja exposición a la radiación respecto a la radiología convencional.

Además, la consulta odontopediátrica dispone de sensores de lectura mensual y se comprueba habitualmente que los niveles de radiación sean bajísimos. De igual manera, las técnicas y herramientas de las radiografías están diseñadas para limitar la exposición del cuerpo a la radiación y se adoptan todas las precauciones para garantizar que la exposición a las radiaciones es lo más baja posible (según el principio ALARA).

Generalmente, se emplea un delantal o un protector para la tiroides con recubrimiento de plomo para proteger el abdomen y la tiroides. Por todo ello, podemos afirmar que las radiografías dentales son seguras.

Por otro lado, es evidente que cuando las radiografías son necesarias para un correcto diagnóstico, no pueden obviarse. En odontología y en medicina en general, el objetivo es llegar a un diagnóstico adecuado y gracias a ello establecer el plan de tratamiento indicado.

Las radiografías dentales son una herramienta muy útil que ayuda al odontopediatra a detectar lesiones o enfermedades no visibles clínicamente, tanto en una primera visita como durante el examen dental de rutina.

La frecuencia con la que se deben tomar radiografías dentales depende del riesgo del paciente y de la patología que necesitemos controlar a nivel de la cavidad oral.  Por ejemplo, en niños con alto riesgo de desarrollar lesiones de caries, los protocolos de la Academia Americana de Odontopediatría recomiendan tomar radiografías con mayor frecuencia que en pacientes de bajo riesgo.  Será el odontopediatra o dentista infantil quien revise la historia clínica del niño, examine su boca y decida si es necesaria la toma de radiografías o no y de qué tipo.

Referencias:

https://www.mouthhealthy.org/es-MX/az-topics/x/x-rays

Boj JR, Catalá M, Mendoza A, Planells P, Cortés O. Odonto Pediatría: Bebés, niños y adolescentes. México DF. Odontología Books, 2019.

Share on email
Enviar por correo
Share on facebook
Compartir en Facebook

Últimos posts