Blog

Blog

Traumatismos dentales en deportes: Peligros y sugerencias

Traumatismos dentales en deportes
Share on facebook
Share on email
Las fracturas y luxaciones de la corona son las lesiones dentales más comunes. El diagnóstico adecuado, la planificación del tratamiento y el seguimiento son importantes para obtener un resultado favorable.

Traumatismos dentales en deportes: Peligros y sugerencias

Actualmente los traumatismos dentales constituyen la segunda causa de atención odontológica después de la caries dental.

Según las estadísticas, se estima que entre el 13% y el 39% de las lesiones dentales ocurren mientras se practican deportes. Las lesiones dentales deportivas afectan tanto a niños como a adultos y profesionales del deporte.

Las lesiones en partes blandas, generalmente heridas, contusiones, laceraciones o abrasiones, en la mucosa de los labios y en el frenillo, pueden provocar un sangrado abundante.

Normalmente relacionamos las lesiones de los dientes con los deportes de contacto como el rugby o el boxeo, pero en estos casos los deportistas llevan protectores bucales. Es en los deportes como el baloncesto, el fútbol, el balonmano y la gimnasia donde hay más incidencia de traumatismos dentales y esto se debe a que no es obligatorio el uso de casco y protectores bucales.

Un protector bucal, también conocido como protector de las encías, protector bucal o protector deportivo, es un aparato que cubre los dientes y la mucosa circundante con el objetivo de prevenir o reducir el trauma en los dientes, tejido gingival, labios y mandíbula. El dispositivo generalmente se usa en el arco maxilar y funciona separando la dentición maxilar y mandibular, protegiendo los dientes del tejido blando circundante, absorbiendo o redistribuyendo el choque y/o estabilizando la mandíbula durante el cierre traumático de la mandíbula.

Un protector bucal generalmente se clasificará en una de tres categorías: protectores bucales comunes (que están listos para usar y se cree que brindan la menor protección), tipo bucal o “hervir y morder” (que se calientan en agua caliente, se colocan en la boca y se moldean hasta los dientes) y protectores bucales hechos a medida (que generalmente se hacen en un modelo de piedra de los dientes maxilares y el tejido circundante y se cree que brindan la mayor protección).

Las fracturas y luxaciones de la corona son las lesiones dentales más comunes. El diagnóstico adecuado, la planificación del tratamiento y el seguimiento son importantes para obtener un resultado favorable. Ante un golpe, debemos acudir al dentista lo antes posible, y así lograr una atención efectiva y eficiente.

Cada traumatismo será distinto dependiendo de cada caso, pero es trascendental seguir pautas de cuidado oral sobretodo en casos de mayor exposición a estos golpes durante la práctica de deportes.  

Bibliografía:

  • Diangelis AJAndreasen JOEbeleseder KA. Guidelines for the Management of Traumatic Dental Injuries: 1. Fractures and Luxations of Permanent Teeth. Pediatr Dent. 2017 Sep 15;39(6):401-411.
  • James IJ Green. The role of mouthguards in preventing and reducing sporTs-related Trauma. prim dent j. 2017;6(2):27-34
Share on email
Enviar por correo
Share on facebook
Compartir en Facebook

Últimos posts