Blog

Blog

Frenillo lingual en el bebé y lactancia materna

Frenillo lingual y lactancia materna
Share on facebook
Share on email
Existen bebés que nacen con un frenillo lingual muy corto, lo cual dificulta o evita la práctica de lactancia materna.

Existen bebés que nacen con un frenillo lingual muy corto, lo cual dificulta o evita la práctica de lactancia materna.

Anquiloglosia significa literalmente lengua atada o anclada. La lengua se encuentra anclada en el suelo de la boca y el bebé es incapaz de realizar los movimientos adecuados que le deberían permitir mamar de manera eficaz y sin comprometer el bienestar de su madre, puede tener repercusiones directas en el crecimiento y desarrollo del bebé. No todos los bebés tienen porqué experimentar esta dificultad, aunque es cierto que muchas de las madres que tienen dificultades en su lactancia, descubren que su bebé ha nacido con un frenillo lingual corto.

Sin embargo, puede ocurrir que un bebé con frenillo lingual corto puede no manifestar ninguna dificultad para agarrarse, succionar y deglutir la leche, y que tampoco cause dolor ni malestar a su madre.

Por lo tanto, debemos tener esto en cuenta a la hora de decidir qué hacer: Ver si es necesario intervenir ese frenillo con cirugía, si hay problemas con la lactancia materna o si en realidad, tanto la madre como el bebé están cómodos y lactando correctamente a pesar de existir un frenillo lingual corto.

Aparte de evaluar el frenillo lingual del bebé, se debe indagar sobre el agarre y la postura del bebé al mamar. Si después de esto, se decide intervenir, pueden existir varias opciones: Algunas involucran el corte de algunas fibras del frenillo de manera ambulatoria, sin mayores riesgos ni complicaciones. En cambio, otras pueden requerir de una atención más especializada, realizando, por ejemplo, algún tipo de sedación para realizar este tipo de cirugía.

Normalmente, luego de estas intervenciones las madres suelen notar una succión diferente y menos dolorosa inmediatamente. Sin embargo, los bebés tardan un tiempo en acostumbrarse y volver a aprender a mamar, incluso, a veces, la mejoría no resulta tan evidente.

Podemos concluir que el frenillo corto puede causar dificultades en la lactancia y, como consecuencia, otros trastornos, por lo que resulta necesaria una evaluación específica del frenillo corto en la pareja madre/bebé que presente obstáculos en la lactancia.

Fuente: Lactapp.

Share on email
Enviar por correo
Share on facebook
Compartir en Facebook

Últimos posts