Blog

Blog

Relación entre el embarazo y la odontología del bebé

Mujer embarazada
Share on facebook
Share on email
El embarazo es un estado dinámico de cambios fisiológicos que afectan a la salud odontológica y a la salud general.

El embarazo es un estado dinámico de cambios fisiológicos que afectan a la salud odontológica y a la salud general.

El cuidado dental de las embarazadas requiere una atención especial, se deberá hacer especial énfasis en quitarle a la paciente los miedos y tabúes existentes sobre el embarazo y los tratamientos orales; también se le debe advertir de la necesidad de consultar con el dentista si detecta alguna alteración en su boca.

Los dientes, los tejidos de soporte-sostén y la mucosa oral pueden verse afectados por los cambios inducidos durante el embarazo, lo que hace necesario el cuidado bucodental en la mujer embarazada. Entre las alteraciones más frecuentes que se producen en la cavidad oral en la mujer embarazada cabe destacar:

  • Gingivitis gravídica: Más frecuente en el segundo trimestre del embarazo, relacionada con mala higiene oral, dieta, respuesta inmune y alteraciones hormonales y vasculares.
  • Granuloma del embarazo: También llamado “épulis gravídico” o “tumor del embarazo”. Es una tumoración benigna (1-5%) localizada en una zona con gingivitis en el vestíbulo del maxilar superior que suele remitir después del parto. Es habitual en los primeros embarazos, durante el primer y segundo trimestre.
  • Enfermedad periodontal: Durante el embarazo se produce la hormona relaxina, cuya función es relajar las articulaciones para facilitar el parto, pudiendo actuar también en el ligamento periodontal provocando una ligera movilidad dentaria que tiende a desparecer tras el parto. Estudios recientes relacionan la presencia y gravedad de periodontitis y otros factores ya conocidos en relación con la prematuridad, como son el consumo de tabaco y alcohol en el segundo trimestre del embarazo, con el aumento de riesgo de parto prematuro y niños de bajo peso.
  • Caries dental: El embarazo no debe de ser considerado per se como una causa de la caries. Existe la creencia de que se produce una desmineralización debida a la pérdida del calcio para “el nuevo ser”, pero el esmalte tiene un intercambio mineral muy lento conservando su contenido mineral toda la vida.

La salud de la madre es muy importante porque los dientes de su futuro hijo se estarán formando desde el primer trimestre de embarazo y en el segundo trimestre se empezarán a calcificar.

Es fundamental que el bebé nazca con los dientes lo mejor formados posible para que las medidas que tengamos que establecer en un futuro dentro de los programas de la odontología del bebe sean solo enfocados a la prevención y promoción de la salud, y no a tratamientos invasivos.

Fuente: Alfaro Alfaro Ascensión, Castejón Navas Isabel, Magán Sánchez Rafael, Alfaro Alfaro María Jesús. Embarazo y salud oral. Rev Clin Med Fam. 2018;  11( 3 ): 144-153. Disponible aquí.

Share on email
Enviar por correo
Share on facebook
Compartir en Facebook

Últimos posts