Blog

Blog

Aftas en el paciente pediátrico ¿cuál es el origen?

Share on facebook
Share on email
Las aftas orales, que afectan con frecuencia a niños y adolescentes, son un motivo de preocupación frecuente en las familias.

Aftas en el paciente pediátrico ¿cuál es el origen?

Las aftas orales son lesiones elementales elevadas, de contenido líquido, claro, que se localizan en el epitelio y que generalmente no dejan cicatriz.

La etiología aún sigue siendo desconocida. Se le atribuye una causa multifactorial y algunos autores hablan de una posible base genética e historia familiar. Por otro lado, existen diferentes factores predisponentes que se deben tener en cuenta como:

  • Factores locales. Presencia de bordes cortantes, maloclusión dental, aparatología de ortodoncia, técnica de cepillado y estado del cepillo.
  • Afecciones gastrointestinales. Patologías como la enteropatía celiaca, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y gastritis asociada a infección por helicobacter pylori. Es importante tener en cuenta que todos estos cuadros pueden ir acompañados por aftas y se caracterizan por presentar anemia.
  • Parásitos.
  • Deficiencias hemáticas (déficit de hierro, vitamina b12, ácido fólico y cinc). Es decir, todas las patologías que cursen con deficiencia en la absorción intestinal se relacionarán con la presencia de aftas.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Factores psicológicos. La ansiedad, la rigidez, la inflexibilidad, y las conductas represivas han sido asociadas con la aparición de episodios de aftas recidivantes.

Se sugiere que, ante la presencia de un paciente con aftas de repetición, el dentista pediátrico investigue sobre los factores locales y generales que se relacionen con ella para eliminarlos, además de informar correctamente al paciente infantil de su condición, especialmente haciendo hincapié en el hecho de que no es contagioso y que no debe confundirse con el herpes simple.

Es importante que el diagnóstico de aftas recurrentes no se confunda con la estomatitis aftosa, que es un cuadro frecuente en la infancia y en la adolescencia con una gran predilección por el sexo femenino. Esta patología constituye un motivo de urgencia en la consulta infantil fundamentalmente en el primer episodio de presentación, con úlceras múltiples, de pequeño tamaño que crean gran sensación dolorosa, semejante a la de una quemadura. Esta patología oral remite espontáneamente en 7-10 días, y si la úlcera del afta no desaparece tras 2-4 semanas generalmente se debe descartar su posible asociación con enfermedades sistémicas subyacentes.

El ácido hialurónico, como cicatrizante, acorta la duración del cuadro, pero sin actuar directamente sobre el dolor. Los fármacos tópicos o sistémicos antiinflamatorios, y en concreto los corticoides, son los indicados debido al carácter inflamatorio y doloroso del proceso. Por tanto, además de una intervención temprana del odontopediatra, que es fundamental, los esteroides tópicos utilizados durante un corto periodo de tiempo son seguros y se utilizan como primera línea de tratamiento.

Referencias:

Boj JR, González, P, Hernández M, Cortés O. Odontopediatría. Dudas y aclaraciones. México DF. Odontología Books, 2019.

Córdoba, MB. Aftas recurrentes en niños y adolescentes. Rev. Soc. Odontol. 2018; XXVIII (56): 19-22.

Share on email
Enviar por correo
Share on facebook
Compartir en Facebook

Últimos posts